La importancia de trabajar en un espacio cardioprotegido

Pasamos gran parte de nuestro tiempo trabajando. Existen millones de tareas a desempeñar en multitud de puestos de trabajo diferentes, sin olvidar que el estrés laboral entre los trabajadores y trabajadoras va en aumento, igual que el sedentarismo relacionado con la actividad laboral, los horarios desenfrenados, los trabajos compaginados, el descanso insuficiente y las horas frente al ordenador.

Todo esto puede causar un ataque cardiovascular. Y es que este tipo de accidente es uno de los primeros en la lista de accidentes laborales que se pueden dar en un lugar de trabajo, junto con el derrame cerebral. Aunque la prevención resulta clave, también debemos apostar por tener un espacio cardioprotegido y poder actuar en caso que se desarrolle alguno de estos accidentes.

Trabajar en un espacio cardioprotegido

Actualmente, las legislaciones autonómicas dejan mucho margen entre unas y otras con respecto a la obligatoriedad de la instalación de desfibriladores externos automatizados (DEA) en lugares de trabajo. Comunidades Autónomas como Aragón, Extremadura y Madrid exigen un DEA en centros de trabajo que alberguen al menos a 250 trabajadores y trabajadoras.

Muchas empresas, sin embargo, optan por instalar un DEA aún sin estar obligadas a ello. Tener un DEA a mano puede significar salvar la vida a una persona. Formar a personal para saber manejar un DEA y actuar mientras llega la ambulancia, salva vidas.

En Neosalus no nos cansaremos nunca de recomendarte que apuestes por un espacio protegido. Nuestros desfibriladores de acceso público son garantía de durabilidad, fiabilidad y un mantenimiento a un precio asequible. Adaptamos todos nuestros productos y servicios a las necesidades de cada cliente ofreciendo siempre la solución más adecuada. Además, todos nuestros equipos incorporan un servicio de conectividad para garantizar el mejor funcionamiento y un correcto mantenimiento sostenido en el tiempo.

Tu espacio cardioprotegido