Productos que
salvan vidas

todos nuestros productos

Nuestros desfibriladores de acceso público son garantía de durabilidad, fiabilidad y un mantenimiento a un precio asequible. Adaptamos todos nuestros productos y servicios a las necesidades de cada cliente ofreciendo siempre la solución más adecuada. Neosalus es distribuidor autorizado de los desfibriladores de acceso público Samaritan ® de HeartSine® Technologies.

Los desfibriladores de acceso público  Samaritan® de HeartSine® Technologies, de los cuales somos distribuidores autorizados son equipos de alta calidad con grandes prestaciones.

Formato pequeño y ligero, funcionamiento muy intuitivo que facilita su utilización, sistema totalmente seguro para el paciente ya que no realiza descarga si el paciente no lo necesita. 

Tu equipo controlado de forma permanente con nuestro servicio de conectividad que ofrece monitorización a tiempo real y un correcto funcionamiento.

Nuestros equipos incorporan un innovador enfoque en cuanto a optimización y ahorro, ya que aúnan el mantenimiento de los equipos al incorporar de forma conjunta los electrodos y las baterías en un solo dispositivo, el Pad Pack.

Cada espacio y zona cardioprotegida tiene unas especificaciones y necesidades concretas y por ello, nos adaptamos al máximo ofreciendo resistencia, calidad y protección para el equipo desfibrilador interior.

OTROS PRODUCTOS

Nagi te permite nadar seguro gracias a su sistema digital que conecta nadadores con socorristas. Para el nadador supone una autentica experiencia a la hora de hacer deporte. Y para el socorrista supone una importante herramienta de seguridad para saber en todo momento que los bañistas están a salvo.

LifeVac es un equipo de emergencias diseñado para actuar rápidamente en caso de atragantamiento.  Mediante la succión, el dispositivo libera una obstrucción en la via aérea de la víctima cuando se ha seguido sin éxito el protocolo de atragantamiento.

Beaty le ayuda a realizar compresiones torácicas efectivas proporcionándole indicaciones audibles al alcanzar los 5cm de profundidad , profundidad óptima para mejorar los ratios de supervivencia y que puede ser difícil de valorar si no se utilizan dispositivos de retroalimentación.