Protocolo PAS, ¿cómo actuar?

El protocolo PAS es una herramienta de vital importancia a la hora de tener claros los pasos que tenemos que seguir en el momento de querer ofrecer una ayuda útil a una víctima. 

¿Qué quiere decir? PAS es proteger- avisar- socorrer. Si presencias un accidente de otro conductor, siempre se debe brindar auxilio a este. Pero previamente a ponerlo en práctica, se debe tener claro el orden correcto de las actuaciones que debemos llevar a cabo. También es importante que la persona que vaya a socorrer a la víctima este en una zona segura y, no sea ella también la que se expone a peligro alguno.

Cabe destacar también que en muchas ocasiones la gravedad de algunos accidentes de tráfico deja poco margen de maniobra para salvar las vidas de las víctimas, no obstante, pese a no poder aplicar ningunos de los pasos que mencionaremos a continuación, siempre se debe avisar a los servicios de emergencia.

Protocolo PAS, pasos a seguir

Primer paso, proteger

Antes de nada, lo primero que debemos hacer es mantener la situación de calma en todo momento. Una vez tengamos esto presente, debemos proseguir a estacionar nuestro vehículo en una zona donde no moleste y a una distancia prudencial del accidentado. Es importante no entorpecer la circulación ni tampoco tapar el paso a los vehículos de emergencia que acudan a socorrer a la víctima.

Si se encuentra en una zona con poca visibilidad o cuando ya ha caído la noche debe dejar puestos los 4 intermitentes a modo de ser visible para el resto de vehículos que pasen.

En el momento en que se procede a bajar del vehículo debe llevar el chaleco reflectante e incluso, poner los triángulos de emergencia. Esto es recomendable utilizarlos en aquellas carreteras de doble sentido (se debe colocar uno delante y otro por detrás del siniestro) y, en el caso de carreteras de un sentido se coloca uno por detrás del vehículo.

La zona debe estar bien protegida, ya que de lo contrario la persona que trata de socorrer a la víctima podría acabar accidentada también.

Segundo paso, avisar

Siempre es recomendable salir de casa con un dispositivo móvil, independientemente del trayecto que se vaya a realizar. Esto le permitiría poder avisar ante ser testimonio de un accidente.

Previamente a proceder a llamar al número de teléfono gratuito 112, es esencial que se haga una composición de la situación y el lugar en el que te encuentras. Una vez atiendan su llamada en el servicio de emergencia debe identificarse e informar de lo sucedido. Detallar el lugar donde te encuentras facilitará mucho la faena a los servicios que atiendan a la víctima.

Debes permanecer al teléfono hasta que sean los propios servicios los que te indiquen que puedes colgar, por si tuvieras que aportar más información. Si en algún momento se cortara la conexión telefónica, te volverían a llamar desde el 112.

H3: Tercer paso, socorrer

Mientras llegan los servicios de emergencia, se debe continuar manteniendo la calma en todo momento. Si el accidentado se encuentra consciente, se debe intentar transmitirle la máxima tranquilidad posible.

Por norma general, no es aconsejable mover a los heridos y, en el caso de que se encuentren sangrando, sería recomendable limpiar las heridas con paños limpios si no se dispone de un botiquín de primeros auxilios.

En cualquier caso, lo más recomendable es que seas cauto y si no dispones de conocimientos médicos o de primeros auxilios esperes a que lleguen los servicios de emergencia. Ten en cuenta que ante cualquier duda siempre puedes volver a llamar al teléfono 112 para que sean ellos los que te aconsejen que debes hacer.

Auxiliar a una persona accidentada es una obligación

El brindar socorro y la petición de auxilio para las personas necesitadas es una obligación moral. Y no solamente eso, es un deber de solidaridad que todos los ciudadanos tenemos para con los demás. Su incumplimiento es castigado por el Código Penal como delito, concretamente hablamos de delito de omisión del deber de socorro.

Este delito queda reflejado en el artículo 195 y alega que aquel que no socorra a una persona que se halle desamparada y en peligro, cuando pudiera haberlo hecho sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con pena de multa de tres a doce meses.

En Neosalus queremos ayudarte a conocer todo lo necesario para que sepas brindar una ayuda útil en caso de emergéncia.

 

COMPARTE ESTE POST